Παρασκευή, 30 Νοεμβρίου 2012

Un Escape de la Ciudad


Es muy difícil mantener una relación sana con tu novia si no vivís juntos en la misma casa. La vida cotidiana está matando el amor y la pasión y como decimos en mi país, “si no ves a alguien a menudo, le olvidas rápidamente.” Por eso, Brenda y yo decidimos aislarnos en un hotel en Limasol, lejos de la capital, para pasar el fin de semana. Estaba una ocasión buena para relajar y disfrutar de nuestra relación.

Desde el momento que llegamos a “El Meridien”, empezamos a encontrar personas que conocemos del trabajo, de la universidad o desde los años que éramos estudiantes en el instituto. Fue un fracaso, una decepción. Teníamos que relacionarnos con gente que nos caía mal, y charlar como en saraos aburridos.

Cuando estábamos nadando en la piscina, encontré a un compañero la universidad. Un hombre que siempre me caía fatal. Era un estudiante que pasaba casi todo su tiempo haciendo drogas y hacer el sexo tanto con chicas como con maricones. Hoy está de carnicero. Estupendo, ¿no? Me dijo que la crisis económica causó mucha inseguridad en su trabajo y está preocupado por el futuro de sus hijos, y yo quería matarme del tanto aburrimiento.

Unos minutos después, encontramos a una pareja pija, el tipo de personas a las que yo detesto, que nos contaba como van las preparaciones de su boda. Van a casarse el próximo abril. Nos contaron toda la historia de su vida, como se encontraron, como se enamoraron y cuando va a costar la boda, sin haberles preguntado nada. Quería vomitar. Entiendes que así pasó nuestra tarde y empecé a preguntarme si había sido una idea buena elegir este hotel.

Como te puedes imaginar, pasamos el resto tiempo encerrados en nuestra habitación para evitar otros encuentros indeseados. A veces es mejor pagar unos euros más y viajar al extranjero, donde las posibilidades de encontrar a gente que no te gusta son menores, pero, ¿qué estoy diciendo? Hace unos meses que habíamos encontrado a parientes de mi novia en Islandia aunque estábamos miles de kilómetros lejos del país.

¿Qué puedes hacer? Puedes encontrar a chipriotas en cualquier sitio.

Τρίτη, 20 Νοεμβρίου 2012

Un Despacho Lleno de Colores


La semana pasada estaba un poco triste y aburrido. Estaba en el trabajo, mirando las paredes y pensando que no aguantaba más la vida chipriota con todos estos problemas económicos. Tanto la inseguridad económica como el problema político me caen fatal y me hacen preguntarme si fue una decisión correcta volver a Chipre cuando había terminé mis estudios hace seis años, y vivir en un país que me da miedo cada día más y me depresióna.

Por eso, decidí pedir a mi jefe que me permitiera pintar las paredes de mi despacho, antes de morir de aburrimiento y antes de que me encontraran deshecho en la silla. Me dijo que siempre creía que mi despacho era como una tumba que había que renovarla. “Te doy permiso a pintar las paredes, pero júrame que no vas a colgar cuadros de mujeres nudas”. Le respondí que no se preocupara.

Por fin, el fin de semana pasada compré unos colores de un grande almacén y pinté mi despacho. Sabes que estoy trabajando en una organización que tiene que ver con la televisión, por eso decidí que los colores tenían que estar relacionados con la televisión también. Así que había separado la pared en siete tiras diferentes y pinté cada una de otro color como parece la televisión cuando no emite.

Estuve pintando seis horas el sábado pasado y cuatro horas el domingo pasado. No llegó a ser perfecto, porque el suelo se manchó y tengo que limpiarlo, pero tienes que tener en cuenta que nunca he pintado antes. La última vez era cuando era niño en la guardería. Muchas gracias a mi novia, que me ayudó a lograr el resultado que deseaba. Míralo y dime qué piensas.  


Τρίτη, 13 Νοεμβρίου 2012

¿Qué Habría Pasado si Hubiera Nacido Mujer?


Esa es una pregunta muy interesante que la hago a mí mismo muy a menudo. Cada vez que tengo tantas reflexiones filosóficas me alucino porque siempre llego a la misma conclusión. Si hubiera nacido mujer habría sido una prostituta en sentidos diferentes.
Si tuviera el pecho grande, con los pezones castaños, y fuera alta con el pelo largo y liso, sería una putita pija y cara. Habría tenido clientes de sectores prestigiosos, como la política y el mundo de negocios. Sin duda, me prefería acompañar a actores, cantantes, modelos, atletas u otros hombres famosos, ricos y conocidos. Sería muy cooperadora y ofrecía muchos servicios especiales; Por ejemplo, tendría una lista con muchas fantasías de la que el cliente podría elegir nuestro papel, como jefe y secretaria o paciente y enfermera. Sería ideal para todos los gustos y deseos.
Si hubiera nacido mujer, habría sido una monja. Estaría aislada en el monasterio, haciendo oraciones, prometidos a la Virgen, guardando ayuno y haciendo calcetines para los soldados. De todos modos, no me mantendría apartada del amor. Haría el sexo cada día con otros monjes, obispos y arzobispos; en parejas o en grupos no me importaría. Haríamos orgias dionisíacas usando el vino sagrado del monasterio, las verduras del jardín, las cruces del martirio, las cadenas de las celdas y otros utensilios sadomasoquistas. Me disfrutaría cana minuto de mi estancia en este lugar.
Habría sido una prostituta salvo que hubiera nacido hombre. ¡Pero, no os lo juro!

Τρίτη, 30 Οκτωβρίου 2012

Érase Una Vez un Hombre Soltero...


¿Puedes recordar los días en los que yo estaba soltero?

Afortunadamente, no puedo recordar cómo era mi vida hace dos años en los que yo vivía sólo. Tengo un desvanecimiento, las puertas de mis recuerdos están cerradas. Desde el día que dios mandó a mi novia en mi camino todo ha cambiado: no me siento tan nervioso, estoy tranquilo, me comporto como un hombre normal y no me molesta tanto lo que me rodea, como antes.

Conocí a mi novia en el teatro. La conocí un día del invierno, en la que estaba gritando a otros compañeros de trabajo que necesitaba inmediatamente una chica para abrazarme y amarme. Lena, una mujer de cuarenta y siete años con la que estaba preparando un proyecto, me calmó. Me dijo que no tenía que desesperarme: “Quizás este año encontrarás a una chica en el grupo de los aficionados del teatro en lo que participas”. Yo le respondí que decía tonterías: “No existe este tipo de milagros.”

De verdad, el mismo año, Brenda asistió al grupo del teatro. Tenía un papel pequeño, era la esposa del protagonista. Este papel se convirtió en nuestro karma, aunque al principio ella me caía fatal. Creía que no tenía ningún talento porque no podía actuar en el nivel que quería. De todos modos, al final, “Norman y Brenda” se enamoraron de verdad en la vida real y desde entonces estamos juntos. Muy romántico, ¿no? Imagina que pensarán nuestros chicos si un día descubren que sus padres se habían enamorado durante los ensayos de una obra: que son los hijos de dos estrellas grandes.

Bueno, lo que quiero decir es que mi vida ha cambiado. Mi vida cotidiana, mis sentimientos y la manera en la que yo vivo han cambiado totalmente. No todo es perfecto, por supuesto, tenemos muchos problemas como la mayoría de las relaciones humanas, pero los momentos felices son más que los momentos tristes. Estoy agradecido por tenerla; ¡ojala que lo mejor venga pronto!

Τρίτη, 23 Οκτωβρίου 2012

Se Llama Anna Vissi, y Es Mía


Perdona mi ausencia pero recientemente no tenía ganas de escribirte. Tenía mucho trabajo y otras cosas en mi mente. De todos modos, ahora estoy aquí, y estos son unas de mis noticias miserables:
Como todo el universo sabe, mi cantante favorita es Anna Vissi.
Anna Vissi nació en Chipre hace 55 años y se considera la Madonna Griega. Su carrera empezó cuando tenía 13 años y hasta ahora ha puesto en venta más de 30 discos de música pop, que han vendido miles de copias en todo el país. Es conocida en el extranjero también. Ha participado en la ceremonia final de los Juegos Olímpicos de 2004 y ha representado Grecia y Chipre en el concurso de la canción de Eurovision tres veces (1980, 1982, 2006). Además, ha actuado en dos obras musicales en el teatro que han tenido mucho éxito.
Pues, en julio 2010 Anna Vissi hacía un concierto en Larnaca. Como siempre, yo había comprado dos billetes y me preparé psicológicamente para tres horas de melodías y canciones llenas de pasión. Aquel día recibí noticias buenas sobre mi trabajo y sentí muy feliz. Por eso, decidí asistir al concierto con una peluca larga y gris, como el pelo de su ex-marido, Nicos Karvelas. Estaba seguro de que Anna me vería entre el público y me invitaría al escenario para cantar y bailar con ella una de sus canciones. Tenía razón y tengo un video para demostrarlo. Eso es:

Increíble, ¿no? Desde entonces Anna no solo me reconoce como su mejor admirador, sino también recuerda mi nombre, mi apellido y me considera un amigo. La prueba es que, cuando ella hacía un documental en la tele sobre su vida, la directora eligió este video para formar parte del primer episodio. ¡Qué honor!
Te cuento todo esto porque creo que es muy interesante y al mismo tiempo muy extraordinario que haya logrado conocer personalmente la cantante “nacional” de Grecia. Sin duda, era uno de los momentos más fascinantes en mi vida. Aunque he estudiado en tres universidades prestigiosas en Inglaterra y he sobrevivido situaciones peligrosas de salud, eso es el acontecimiento de mi vida, ¡hasta ahora! 

Τρίτη, 2 Οκτωβρίου 2012

Viva Chipre!


El 1 de octubre es el día nacional de Chipre. Por eso, voy a dedicar este texto a mi país y a tres cosas que me caen fatal en esta isla abandonada en el culo del mundo. 

Antes de todo, hay que saber que Chipre celebra su independencia hace 52 años, después de una larga lucha contra los ingleses. Aunque sufre todavía de la invasión turca de 1974, el país consigue estar un miembro igual a los 27 de la Unión Europea y un estado moderno. Los últimos cinco años han sido muy difíciles, no sólo por la crisis económica global, pero también por la política catastrófica de nuestro presidente, “señor” Dimitris Christofias, que para mí es el tonto absoluto de todo el país.

Y ahora, vamos a concentrar a las cosas que me torturan:

De primero, la arquitectura de nuestras ciudades y especialmente la de Nicosia me ponen nervioso. No me dejan respirar. Nicosia es la capital de la isla y a mí opinión es una de las ciudades más feas en Europa. No tiene carácter, no tiene cohesión arquitectónica. Todos los edificios son diferentes, construidos en estilos anticuados. El resulto es una imagen de mala estética que me arruina las ganas de vivir aquí. La mala estética es algo que aparece también en otros aspectos de la sociedad chipriota: Las chicas.

Aunque Chipre es la isla de Afrodita, las chicas no son tan guapas como la diosa de belleza. Es oxímoron pero es verdad. Las chipriotas son mujeres bajas con mucho pelo en su cuerpo. Gracias a la tecnología la mayoría de ellas se lo quitan, como lo hacen las osas durante los meses de verano, pero eso no cambia la situación trágica en la que están las chipriotas. Lo peor de todo es que no sólo están feas y repulsivas, sino también son muy superficiales. Como no existen otros problemas más serios en el país, las chicas se están peinando y hablando sobre temas de moda, cotilleo y otras tonterías.

Por supuesto, lo mismo hacen los hombres más o menos, pero estos me importan tres cojones.

El tercer problema que me da miedo en esta sociedad es la ausencia de identidad nacional. Los griego-chipriotas están confundidos. No saben si son griegos o griego-chipriotas o sólo chipriotas. No tienen el sentido del pertenecer, y esto está sirviendo los intereses de las superpotencias que les gustan mantener el pueblo en letargo nacional. Es un problema grande que no puedo explicar en un texto tan pequeño, pero creo que es la raíz de todas las contrariedades que nos persiguen.

Tres factores tan serios que me dan tres razones para querer inmigrar lo más pronto posible.

Παρασκευή, 28 Σεπτεμβρίου 2012

Mi Último Tango En Atenas



Todos estamos hablando griego pero no lo sabemos. Esta canción del grupo APURIMAC es la prueba. Con letras y palabras de raíz griega, como casi todo en este mundo. ¡Disfrútalo!

Τρίτη, 18 Σεπτεμβρίου 2012

Maldito Fin de Semana


Tenía un fin de semana muy cenizo.

El Sábado fuimos a la boda de una compañera de trabajo. La fiesta tuvo lugar en el techo de Holiday Inn en el centro antiguo de la ciudad. Había mucha gente allí, más de dos cientos invitados, todos apretujados en pequeñas mesas en las que nadie podía aprovechar la cena o los cócteles del barman. Era todo muy decepcionado. Además, tenía una pequeña pista de baile en la que las parejas se esforzaban bailar, presionados como los japoneses en el vagón del tren en hora punta. Entre este caos, perdí las llaves de mi coche.

Cuando me di cuenta de que había perdido las llaves, era muy tarde. La fiesta había terminado, la mayoría de la gente había salido, y era casi imposible buscarlas en tanto desorden. Era como buscar una aguja en un pajar. Llamamos un taxi y volvimos a casa. El día siguiente las llaves desaparecidas se presentaron milagrosamente en el bolsillo interior de mi chaqueta en la que nunca había pensado buscar, el idiota. ¡Tanta molestia para nada! Al menos, no tengo que  pedir otras llaves.

De todos modos, mi mala suerte no se paró allí. El domingo pasado destruí mi teléfono móvil. Como ves, era un fin de semana maravilloso. Voy a decirte que pasó. El domingo, por la tarde, arreglé una cita con otros amigos en el jardín público de la capital, donde hay una fuente grande. Decidimos grabar un video  de la boda de otra amiga (no te preguntes, aquí no es la isla de afrodita, aquí es las isla de las bodas) en el que todos íbamos a caer en la fuente, bailando. Quisimos representar una escena de “friends”, la serie favorita de la pareja.
Como te puedes imaginar, caí en el agua con mi teléfono móvil en el bolsillo. El agua lo destruyó completamente. Llevo dos días sin teléfono móvil, como vivía en los años noventa. El sentido es muy extraño, pero no tengo dinero para comprarme otro en estos tiempos difíciles. Lo peor es que cuando llegué a casa, descubrí que la cámara no funcionaba durante mi caída en la fuente. La idiota que estaba grabando en aquel momento no había apretado el botón de grabación. Por eso, ahora no tengo demasiado material para preparar el video, y además, ¡se me destruyó el teléfono para nada! No creo que me caí en las aguas sucias de la fuente, donde orinan los inmigrandes pakistanís para nada.

¡Qué barbaridad!

¡Hay días en los que es mejor quedarme en casa!  

Τετάρτη, 12 Σεπτεμβρίου 2012

La Boda de Juan



El fin de la semana pasado viajé a Thessaloniki para asistir a la boda de Juan.

Juan es un amigo mío de mis años universitarios. Le encontré el primer día que llegué en Inglaterra para estudiar derecho. Éramos muy buenos amigos y hasta hoy le considero como una de las experiencias más agradables de aquellos años. Aunque en los últimos diez años le he visto sólo una vez, creo que tenemos tanta conexión mental, que me parece que la última vez que nos encontramos fue ayer. Por eso, cuando recibí la invitación para su boda el verano pasado, me sentí muy feliz. Me compré un billete inmediatamente y me fui a Thessaloniki.

La boda tuvo lugar en el jardín del ayuntamiento, un jardín con plantas botánicas y flores de varios tipos y colores. Fue una boda civil, muy simple, con sólo cien invitados, unos relativos y los mejores amigos. La pareja no llevaba ropa formal. En general, el ambiente era muy relajado y acogedor. Después de la ceremonia, tuvo lugar una pequeña recepción con cócteles y canapés, en la que podías mirar a la gente y cotillear sobre las chicas invitadas, que llevaban vestidos cortos con escotes atrevidos. ¡Un regalo para mis ojos insaciables!

La mejor parte del viaje era la oportunidad que tenía de reunirme con mis amigos de la universidad. Aunque todos somos amigos en Facebook y podemos saber cómo está cada uno en cualquier momento, fue la primera vez desde 2001 que nos encontramos todos juntos en el mismo lugar. Nos alojamos en el mismo hotel en el centro de la ciudad. Desayunábamos cada mañana en la misma mesa y todo nos hizo sentir, como si fuéramos  estudiantes alojados en la residencia. Era un sentimiento muy extraño y al mismo tiempo muy familiar. ¡Qué felicidad!

¡Estoy tan agradecido por las amistades que he hecho en mi vida!

Volví a Chipre el domingo pasado y espero con ilusión la próxima vez que nos reunamos.

¿Quién sabe el cuanto? ¡Quizás la próxima sea el día de mi boda!

Τρίτη, 4 Σεπτεμβρίου 2012

El Cajón de los Recuerdos


El otro día estaba ordenando mi archivo y las cosas que tengo ocultados en el cajón de la mesita de noche  y descubrí unas casetas de video de los años noventa. Tengo que informarte que una de mis aficiones durante toda mi vida era grabar todos los acontecimientos importantes de mi vida en video. Por eso, hoy tengo una colección enorme de videos desde fiestas de cumpleaños, excursiones con mis compañeros de clase, momentos divertidos con amigos en la Universidad, hasta videos de mi servicio militar en el ejercito chipriota. Sé que es muy interesante, pero al mismo tiempo es una tragedia.

Me encanta cuando veo estas casetas en el DVD. Es como viajar en el pasado y estar en otra dimensión. Es muy extraordinario poder sentir exactamente como en aquel tiempo, aunque han pasado muchos años. Las imágenes de mí en la juventud, las imágenes del amor primero y las de mi familia, antes del muerto de mi padre, me dan tanta melancolía que después necesito más o menos media hora para calmarme.

Mira este video.

Es un videoclip del año 1998, cuando terminamos la escuela en 1998. Es un video lleno de imágenes desde el último año de la escuela, un año antes de ir a estudiar en la Universidad. Todos jóvenes y todos muy diferentes que hoy, con caras llenas de granitos y pelo anticuado. Miro a estos chicos y me fascina que todos teníamos el alma pura, sin saber que nos iba a traer el futuro. Recuerdo que en nuestra clase teníamos catorce chicas y casi todas eran vírgenes. La única que hacia el sexo con su novio era la puta de la escuela. Ahora, es lo contrario. Hay una virgen en cada escuela. Es increíble como pasa el tiempo, como cambia la vida entre unos años!

De todos modos, aunque este video me emociona, no creo que volvería a estos tiempos si fuera posible. Sin duda, prefiero mi vida adulta y todas las ventajas que me ofrece mi independencia.