Τετάρτη, 12 Σεπτεμβρίου 2012

La Boda de Juan



El fin de la semana pasado viajé a Thessaloniki para asistir a la boda de Juan.

Juan es un amigo mío de mis años universitarios. Le encontré el primer día que llegué en Inglaterra para estudiar derecho. Éramos muy buenos amigos y hasta hoy le considero como una de las experiencias más agradables de aquellos años. Aunque en los últimos diez años le he visto sólo una vez, creo que tenemos tanta conexión mental, que me parece que la última vez que nos encontramos fue ayer. Por eso, cuando recibí la invitación para su boda el verano pasado, me sentí muy feliz. Me compré un billete inmediatamente y me fui a Thessaloniki.

La boda tuvo lugar en el jardín del ayuntamiento, un jardín con plantas botánicas y flores de varios tipos y colores. Fue una boda civil, muy simple, con sólo cien invitados, unos relativos y los mejores amigos. La pareja no llevaba ropa formal. En general, el ambiente era muy relajado y acogedor. Después de la ceremonia, tuvo lugar una pequeña recepción con cócteles y canapés, en la que podías mirar a la gente y cotillear sobre las chicas invitadas, que llevaban vestidos cortos con escotes atrevidos. ¡Un regalo para mis ojos insaciables!

La mejor parte del viaje era la oportunidad que tenía de reunirme con mis amigos de la universidad. Aunque todos somos amigos en Facebook y podemos saber cómo está cada uno en cualquier momento, fue la primera vez desde 2001 que nos encontramos todos juntos en el mismo lugar. Nos alojamos en el mismo hotel en el centro de la ciudad. Desayunábamos cada mañana en la misma mesa y todo nos hizo sentir, como si fuéramos  estudiantes alojados en la residencia. Era un sentimiento muy extraño y al mismo tiempo muy familiar. ¡Qué felicidad!

¡Estoy tan agradecido por las amistades que he hecho en mi vida!

Volví a Chipre el domingo pasado y espero con ilusión la próxima vez que nos reunamos.

¿Quién sabe el cuanto? ¡Quizás la próxima sea el día de mi boda!

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου