Τρίτη, 30 Οκτωβρίου 2012

Érase Una Vez un Hombre Soltero...


¿Puedes recordar los días en los que yo estaba soltero?

Afortunadamente, no puedo recordar cómo era mi vida hace dos años en los que yo vivía sólo. Tengo un desvanecimiento, las puertas de mis recuerdos están cerradas. Desde el día que dios mandó a mi novia en mi camino todo ha cambiado: no me siento tan nervioso, estoy tranquilo, me comporto como un hombre normal y no me molesta tanto lo que me rodea, como antes.

Conocí a mi novia en el teatro. La conocí un día del invierno, en la que estaba gritando a otros compañeros de trabajo que necesitaba inmediatamente una chica para abrazarme y amarme. Lena, una mujer de cuarenta y siete años con la que estaba preparando un proyecto, me calmó. Me dijo que no tenía que desesperarme: “Quizás este año encontrarás a una chica en el grupo de los aficionados del teatro en lo que participas”. Yo le respondí que decía tonterías: “No existe este tipo de milagros.”

De verdad, el mismo año, Brenda asistió al grupo del teatro. Tenía un papel pequeño, era la esposa del protagonista. Este papel se convirtió en nuestro karma, aunque al principio ella me caía fatal. Creía que no tenía ningún talento porque no podía actuar en el nivel que quería. De todos modos, al final, “Norman y Brenda” se enamoraron de verdad en la vida real y desde entonces estamos juntos. Muy romántico, ¿no? Imagina que pensarán nuestros chicos si un día descubren que sus padres se habían enamorado durante los ensayos de una obra: que son los hijos de dos estrellas grandes.

Bueno, lo que quiero decir es que mi vida ha cambiado. Mi vida cotidiana, mis sentimientos y la manera en la que yo vivo han cambiado totalmente. No todo es perfecto, por supuesto, tenemos muchos problemas como la mayoría de las relaciones humanas, pero los momentos felices son más que los momentos tristes. Estoy agradecido por tenerla; ¡ojala que lo mejor venga pronto!

1 σχόλιο: