Δευτέρα, 17 Φεβρουαρίου 2014

Mi Mejor Amigo

Me siento raro cada vez que me preguntan quien es mi mejor amigo. Y siento así porque desgraciadamente, no tengo una respuesta concreta en esa cuestión. La verdad es que a la edad de treinta y tres años me he dado cuenta de que ningún amigo mío podría ser mi mejor amigo. Sin duda esta conclusión es un fracaso, un resulto para que no estoy orgulloso, pero te lo digo sinceramente. Tengo cinco amigos desde mi infancia, con los que he vivido muchas experiencias, desde fiestas infernales y vacaciones al extranjero, hasta nuestro servicio militar y nuestros estudios en la universidad.

Sin embargo, hemos convertido en personalidades diferentes durante los últimos años. Nuestras carreras y horarios, no nos permiten tener una relación íntima, ni sana. Nuestras novias no tienen los mismos gustos y es difícil salir de copas todos juntos. Además, la vida cotidiana nos aleja cada día más. Por estas razones, es obvio que mantenerse amistades reales hoy en día es algo casi imposible.

Creo que al final mi mejor amigo es mi mismo. Mi mismo es la persona con la que he compartido los momentos más felices en la vida y los problemas más difíciles. Mi mismo me da fuerza para mejorarme, para explorar mis límites y superarlos, proponerme y lograr cosas. Igualmente, mi mismo es mi peor enemigo. Es él que me hace holgazanear, él que dice verdades para mí, que me caen fatal y él que me deja hacer errores. Es la persona con la que he nacido, y probablemente es la personal con la que voy a morir algún día. Es tanta la hora que paso con mi mismo que le pertenece el título de mi mejor amigo por derecho.   


No me gustaría oírse insociable, por el contrario creo que soy a favor de las relaciones humanas, pero fuera muy falso si no reconocía la importancia que tiene mi mismo en mi vida. 

Τρίτη, 21 Ιανουαρίου 2014

Bebés A La Carta

¿Estáis listos para tener hijos?
¿Tenéis alguna preferencia sobre el sexo del feto?
¿Preferís los hijos a las hijas o lo inverso?

¡Ahora tenéis opción! Según los recientes resultados de la investigación de un grupo de científicos ingleses, hoy en día es posible elegir el sexo-género de vuestros hijos. Parece como un anuncio de publicidad, pero la verdad es que es un tema que la sociedad se debe dirigirlo al público, dado que se trata de un guión que se realice pronto.

De todos modos, las noticias nos cayeron bien a la novia y a mí, que tememos que nuestro hijo va a tener problemas de corazón a caso que nazca masculino. Está conocido que la irregularidad que tengo en mi propio ADN, causa defectos en el sistema circulatorio, provocando varios tipos de aneurismas, especialmente a los varones. Al contrario, las chicas tienen una posibilidad de 25% escapar del gene nocivo, siempre que el gene sea relacionado con el sexo.

Por estas razones, cruzamos los dedos y deseamos que tengamos hijas. Las chicas, con sus falditas y lazos en el pelo no me caen bien, a pesar de que parezcan graciosas, pero al final, parece que sean la solución más preferida. Personalmente, desde el día que recuerdo a mí mismo, quería tener un hijo.   

La verdad es que el proceso de este tratamiento es muy complicado y caro, que ya nos ha disuadido para realizarlo. Pero, por se honesto, creo que al futuro será un procedimiento común y rutinario. Lo que quiero decir es que es absolutamente lógico querer elegir el sexo de tu propio hijo si se trata de una cuestión de vida o muerte. Al mismo tiempo, estoy en contra de que muchas parejas quieren elegir el sexo de su bebé por vicio.   

Hasta el día que eso sea legal, podemos continuar las oraciones para que el Dios nos mande un hijo.