Παρασκευή, 28 Σεπτεμβρίου 2012

Mi Último Tango En Atenas



Todos estamos hablando griego pero no lo sabemos. Esta canción del grupo APURIMAC es la prueba. Con letras y palabras de raíz griega, como casi todo en este mundo. ¡Disfrútalo!

Τρίτη, 18 Σεπτεμβρίου 2012

Maldito Fin de Semana


Tenía un fin de semana muy cenizo.

El Sábado fuimos a la boda de una compañera de trabajo. La fiesta tuvo lugar en el techo de Holiday Inn en el centro antiguo de la ciudad. Había mucha gente allí, más de dos cientos invitados, todos apretujados en pequeñas mesas en las que nadie podía aprovechar la cena o los cócteles del barman. Era todo muy decepcionado. Además, tenía una pequeña pista de baile en la que las parejas se esforzaban bailar, presionados como los japoneses en el vagón del tren en hora punta. Entre este caos, perdí las llaves de mi coche.

Cuando me di cuenta de que había perdido las llaves, era muy tarde. La fiesta había terminado, la mayoría de la gente había salido, y era casi imposible buscarlas en tanto desorden. Era como buscar una aguja en un pajar. Llamamos un taxi y volvimos a casa. El día siguiente las llaves desaparecidas se presentaron milagrosamente en el bolsillo interior de mi chaqueta en la que nunca había pensado buscar, el idiota. ¡Tanta molestia para nada! Al menos, no tengo que  pedir otras llaves.

De todos modos, mi mala suerte no se paró allí. El domingo pasado destruí mi teléfono móvil. Como ves, era un fin de semana maravilloso. Voy a decirte que pasó. El domingo, por la tarde, arreglé una cita con otros amigos en el jardín público de la capital, donde hay una fuente grande. Decidimos grabar un video  de la boda de otra amiga (no te preguntes, aquí no es la isla de afrodita, aquí es las isla de las bodas) en el que todos íbamos a caer en la fuente, bailando. Quisimos representar una escena de “friends”, la serie favorita de la pareja.
Como te puedes imaginar, caí en el agua con mi teléfono móvil en el bolsillo. El agua lo destruyó completamente. Llevo dos días sin teléfono móvil, como vivía en los años noventa. El sentido es muy extraño, pero no tengo dinero para comprarme otro en estos tiempos difíciles. Lo peor es que cuando llegué a casa, descubrí que la cámara no funcionaba durante mi caída en la fuente. La idiota que estaba grabando en aquel momento no había apretado el botón de grabación. Por eso, ahora no tengo demasiado material para preparar el video, y además, ¡se me destruyó el teléfono para nada! No creo que me caí en las aguas sucias de la fuente, donde orinan los inmigrandes pakistanís para nada.

¡Qué barbaridad!

¡Hay días en los que es mejor quedarme en casa!  

Τετάρτη, 12 Σεπτεμβρίου 2012

La Boda de Juan



El fin de la semana pasado viajé a Thessaloniki para asistir a la boda de Juan.

Juan es un amigo mío de mis años universitarios. Le encontré el primer día que llegué en Inglaterra para estudiar derecho. Éramos muy buenos amigos y hasta hoy le considero como una de las experiencias más agradables de aquellos años. Aunque en los últimos diez años le he visto sólo una vez, creo que tenemos tanta conexión mental, que me parece que la última vez que nos encontramos fue ayer. Por eso, cuando recibí la invitación para su boda el verano pasado, me sentí muy feliz. Me compré un billete inmediatamente y me fui a Thessaloniki.

La boda tuvo lugar en el jardín del ayuntamiento, un jardín con plantas botánicas y flores de varios tipos y colores. Fue una boda civil, muy simple, con sólo cien invitados, unos relativos y los mejores amigos. La pareja no llevaba ropa formal. En general, el ambiente era muy relajado y acogedor. Después de la ceremonia, tuvo lugar una pequeña recepción con cócteles y canapés, en la que podías mirar a la gente y cotillear sobre las chicas invitadas, que llevaban vestidos cortos con escotes atrevidos. ¡Un regalo para mis ojos insaciables!

La mejor parte del viaje era la oportunidad que tenía de reunirme con mis amigos de la universidad. Aunque todos somos amigos en Facebook y podemos saber cómo está cada uno en cualquier momento, fue la primera vez desde 2001 que nos encontramos todos juntos en el mismo lugar. Nos alojamos en el mismo hotel en el centro de la ciudad. Desayunábamos cada mañana en la misma mesa y todo nos hizo sentir, como si fuéramos  estudiantes alojados en la residencia. Era un sentimiento muy extraño y al mismo tiempo muy familiar. ¡Qué felicidad!

¡Estoy tan agradecido por las amistades que he hecho en mi vida!

Volví a Chipre el domingo pasado y espero con ilusión la próxima vez que nos reunamos.

¿Quién sabe el cuanto? ¡Quizás la próxima sea el día de mi boda!

Τρίτη, 4 Σεπτεμβρίου 2012

El Cajón de los Recuerdos


El otro día estaba ordenando mi archivo y las cosas que tengo ocultados en el cajón de la mesita de noche  y descubrí unas casetas de video de los años noventa. Tengo que informarte que una de mis aficiones durante toda mi vida era grabar todos los acontecimientos importantes de mi vida en video. Por eso, hoy tengo una colección enorme de videos desde fiestas de cumpleaños, excursiones con mis compañeros de clase, momentos divertidos con amigos en la Universidad, hasta videos de mi servicio militar en el ejercito chipriota. Sé que es muy interesante, pero al mismo tiempo es una tragedia.

Me encanta cuando veo estas casetas en el DVD. Es como viajar en el pasado y estar en otra dimensión. Es muy extraordinario poder sentir exactamente como en aquel tiempo, aunque han pasado muchos años. Las imágenes de mí en la juventud, las imágenes del amor primero y las de mi familia, antes del muerto de mi padre, me dan tanta melancolía que después necesito más o menos media hora para calmarme.

Mira este video.

Es un videoclip del año 1998, cuando terminamos la escuela en 1998. Es un video lleno de imágenes desde el último año de la escuela, un año antes de ir a estudiar en la Universidad. Todos jóvenes y todos muy diferentes que hoy, con caras llenas de granitos y pelo anticuado. Miro a estos chicos y me fascina que todos teníamos el alma pura, sin saber que nos iba a traer el futuro. Recuerdo que en nuestra clase teníamos catorce chicas y casi todas eran vírgenes. La única que hacia el sexo con su novio era la puta de la escuela. Ahora, es lo contrario. Hay una virgen en cada escuela. Es increíble como pasa el tiempo, como cambia la vida entre unos años!

De todos modos, aunque este video me emociona, no creo que volvería a estos tiempos si fuera posible. Sin duda, prefiero mi vida adulta y todas las ventajas que me ofrece mi independencia.